Segunda Edicion


Salió la segunda edición de El libro de los buses de Bogotá, con un nuevo capítulo sobre el debate del SITP y los resultados de TransMilenio en la vida de la capital. Se puede comprar en la Universidad Católica de Colombia, en la Universidad del Rosario, entidades que financiaron la publicación, o en Internet a través de la Librería de la U. 
Barranquilla PDF Imprimir E-mail
BUSES DE BARRANQUILLA
UNA HISTORIA URBANA Y UNA HISTORIA DE VIDA

 

01 Una calle de Barranquilla. (Grabado en  América pintoresca. Viaje a la América equinoccial.  Montaner y Simón Editores. Barcelona, 1884. Carvajal S.A. Cali, 1982).

 

            La Plaza de la Hierba, junto al Caño  de la Ahuyama era el centro vital de la pequeña ciudad; allí se centraba el ir y venir de los burros que cumplían con toda clase de transporte: verduras, frutas, correo y particularmente el reparto de agua a los ciudadanos. Los carros de mulas transportaban cargas mayores; después apareció el tranvía de mulas, el primer transporte urbano de pasajeros que, como muchas ciudades colombianas, también tuvo Barranquilla.


02 Un aguador en Barranquilla. Al fondo puede verse la torre octogonal de San Nicolás. (Grabado en  América pintoresca. Viaje a la América Equinoccial.  Montaner y Simón Editores. Barcelona, 1884. Carvajal S.A. Cali, 1982).

 

            La posibilidad de unir el transporte fluvial por el río Magdalena con el marítimo llevó a la construcción del Ferrocarril de Sabanilla, entre Barranquilla y este puerto. Años más tarde, el destape de Bocas de Ceniza que abrió la continuidad entre el río y el mar definió la predominancia de Barranquilla sobre Cartagena y Santa Marta, los tres puertos colombianos del Caribe. Pero fueron los apenas doce kilómetros de aquel primer ferrocarril los que iniciaron el desarrollo de la ciudad. Hacia 1875, Barranquilla-Sabanilla recaudaba el 80% del total de los tres puertos sobre el caribe: Barranquilla, Cartagena y Santa Marta1.

 

03 Estación de Barranquilla. (Grabado en  América pintoresca. Viaje a la América equinoccial.  Montaner y Simón Editores. Barcelona, 1884. Carvajal S.A. Cali, 1982).

 

            En los primeros años del Siglo XX se popularizaron los coches en Barranquilla y sus conductores o “aurigas” eran personajes populares, reconocidos en la ciudad. Existían unos coches de carga y otros para el servicio público de pasajeros, a éstos los llamaban “Guacales”; los más populares eran de un caballo, mientras que los de dos caballos eran considerados “de lujo”.

 

04 Coche de pasajeros, “Guacal”.(Foto: Imagen temporal de Barranquilla 100 años, publicación de la Alcaldía de Barranquilla y Transmetro)

{mospagebreak}

 

05 Tránsito urbano: “Guacales” y automóviles en la céntrica calle del Comercio  (Foto: Imagen temporal de Barranquilla 100 años, publicación de la Alcaldía de Barranquilla y Transmetro)

 

06 “Guacales” y coches de carga frente al mercado de la ciudad.

 

            En 1879 se estableció un servicio de ómnibus movidos por máquinas de vapor pero pronto debieron ser retirados del servicio por la gran cantidad de incendios que produjeron las chispas de las calderas en las techumbres de paja de la ciudad. En 1887, la Asamblea Constituyente del Estado Soberano de Bolívar otorgó al ingeniero cubano Francisco Cisneros la concesión para construir y explotar un servicio de tranvías de mulas. Carlos Pardey2 refiere que estos vehículos, que circulaban sobre rieles metálicos, superaron las dificultades que ocasionaba la arena que cubría las calles e impedía la fácil movilización.

            El 26 de abril de 1890 se inició el servicio de tranvías que constaba de dos rutas: una, considerada principal e inaugurada el 26 de abril, circulaba entre la estación Montoya y el antiguo Paseo Bastidas por la actual carrera 35 hasta la Calle de las Vacas (hoy calle 30); la otra, entre los mismos puntos de origen y destino, pero por las actuales Avenida Olaya Herrera y Paseo de Bolívar,.

 

07 El tranvía de mulas frente al pórtico del mercado. (Foto: Imagen temporal de Barranquilla 100 años, publicación de la Alcaldía de Barranquilla y Transmetro)

 

08 Protegiéndose del sol con las cortinas de lona, el tranvía de mulas circula frente a la estación Montoya en el Barrio Abajo, donde estaban también las oficinas de la empresa. (Foto:Imagen temporal de Barranquilla 100 años, publicación de la Alcaldía de Barranquilla y Transmetro)

{mospagebreak}

 

            Entre 1920 y 1925 el tranvía pasó a ser propiedad de la Municipalidad por terminación del contrato que tenían los señores Correa y Heilbron. El Municipio explotó el servicio hasta 1927, cuando comenzó a ser deficitario por la fuerte competencia que planteaban las nacientes rutas de buses, mucho más rápidos y eficientes. La primera línea de buses hacía el mismo recorrido que el tranvía; curiosamente, Barranquilla pasó del tranvía de mulas al bus, sin la tradicional etapa de tranvías eléctricos que conocieron Bogotá y otras ciudades colombianas.

La segunda ruta de buses se estableció hacia el barrio Las Delicias y la tercera hacia el barrio de Montecristo. Por último, se estableció la línea hasta los barrios de Chiquinquirá y Loma Fresca-Mercado3.

 

09 El Tranvía de Barranquilla en sus últimos años: un servicio cómodo, seguro y económico que significó un goce para la población, que lo disfrutó durante sus cuarenta años de existencia. (Foto:Imagen temporal de Barranquilla 100 años, publicación de la Alcaldía de Barranquilla y Transmetro)

 

10 Primera “Chiva” que circuló en Barranquilla el 7 de abril de 1922. (Foto:Imagen temporal de Barranquilla 100 años, publicación de la Alcaldía de Barranquilla y Transmetro).  

 

            En la década de 1920 se produjo un enorme desarrollo en Barranquilla; el comercio y el puerto atrajeron nuevos habitantes a la ciudad y la floreciente economía permitió la construcción de sectores nuevos: los barrios El Prado con sus lujosas mansiones y Boston, ligeramente más modesto. Pero el tranvía de mulas no podía extender sus rutas hasta estos nuevos barrios. Así nació la empresa de buses de don Luis Pérez Chacón, quien también era representante en Barranquilla y Cartagena de los chasis Brockway para camiones y buses que se carrozaban rudimentariamente en madera, con capacidad para veinte pasajeros. El sonido del pito o bocina de estos vehículos les asignó el apodo de “Chivas”. Por último la ruta se prolongó por la actual calle Murillo (ex calle del Dividivi) hasta el cementerio, con una tarifa de 7 centavos mientras que en el tramo céntrico costaba 5 centavos.

11 Chivas frente al mercado de la ciudad, compárese esta imagen con la foto que muestra coches y guacales en el mismo lugar; evidentemente mercado y transporte siempre estuvieron unidos en las ciudades colombianas. (Foto:Imagen temporal de Barranquilla 100 años, publicación de la Alcaldía de Barranquilla y Transmetro)

 

12 Publicidad de los chasis Brockway para camiones y buses de la agencia del señor Luis Pérez Chacón, también propietario de una pionera empresa de buses. (Foto:Imagen temporal de Barranquilla 100 años, publicación de la Alcaldía de Barranquilla y Transmetro)

{mospagebreak}

 

13 Bus Brockway importado carrozado, similar a los que en Bogotá iniciaron las rutas al norte de la ciudad. Este vehículo prestó servicios para los pasajeros de la SCADTA que operaba desde el hidropuerto de Veranillo. (Foto:Imagen temporal de Barranquilla 100 años, publicación de la Alcaldía de Barranquilla y Transmetro)

 

- Debió ser a fines de los veinte, o quizás, a principios de los treinta, dijo. Calló un momento y con el pensamiento volando lejos, agregó – hay hechos que no tienen un origen preciso, algunas veces no es tan importante identificar el momento como el lugar; porque Candelaria Angulo nació en San Juan Nepomuceno y en aquellos años, en las sabanas de Bolívar el tiempo tenía una dimensión propia… volvió a callar y como revelando un secreto, completó la frase: - Creo que ahora también, aunque hace años que no voy por allá. Pero fue Candelaria quien fundó la empresa, tal vez con un único bus, hay quienes dicen que era un White de los años veinte, aunque me parece demasiado ambicioso para los recursos de Candelaria. En todo caso, cuando murió Candelaria, en 1940, ya la empresa estaba consolidada. Fíjate fue una de las primeras, quizás la primera empresa de buses de Barranquilla, una ciudad que había crecido en torno al tranvía de mulas… bueno y al ferrocarril… porque fue el ferrocarril a Sabanilla lo que dio impulso a esta ciudad.  

 


14 En estos años también se iniciaron los servicios a poblaciones vecinas: Soledad, Baranoa y Galapa son incluidas en la red de los buses. En la foto vemos una unidad Chevrolet de los años treinta con carrocería con revestimiento metálico que mantiene el parabrisas original del chasis y se logra el ensanche con pequeñas ventanillas a los lados del parabrisas. Las ventanas sin vidrios se protegían bajando la lona que permanece enrollada en la parte superior. El público bautizó a estos buses como “Guaraperas”.

 

            En 1936 los hermanos Bassi, de origen italiano, fundaron la Compañía Unida de Buses, CUDEBUS, que atendía las rutas Prado-Boston, Delicias-Olaya y Caldas-Recreo y María Modelo-Mercado con vehículos importados de vibrantes colores verde, rojo y azul, que los usuarios denominaron góndolas por su capacidad para pasar los arroyos que se forman con  las lluvias en Barranquilla. La empresa alcanzó gran popularidad a través de las rifas que hacía con los números sellados en los tiquetes que jugaban los lunes con la Lotería de Bolívar y el premio consistía en una semana de viajes gratis. Más de treinta años después, Rafael, hijo de Felipe Bassi construyó el famoso bus extralargo “No joda”, uniendo dos chasis, para la empresa Puerto Colombia, que aún hoy es un hito en la memoria del transporte en Barranquilla. 

 

 

15 El Paseo Bolívar pavimentado se convirtió en la principal vía de la ciudad. La que fuera Calle Ancha, luego Camellón Abello y Paseo de Colón, encontró finalmente la imagen para su vocación urbana. Un bus Chevrolet de fines de los años treinta lo recorre lentamente. (Foto:Imagen temporal de Barranquilla 100 años, publicación de la Alcaldía de Barranquilla y Transmetro)

 

 

16 La misma foto, ampliada permite ver la curiosa forma poligonal de la planta del bus.

{mospagebreak}

 

Luego de un silencio largo, demasiado largo para mí, que estaba ansioso oyendo el relato, continuó: - Entonces la empresa la heredaron los muchachos: Germán y Alfredo, aunque años más tarde y con la asesoría de un amigo, el banquero Federico Peña, Alfredo decidió separarse y crear su propia empresa: así nació Flota Roja, la misma de esas busetas rojas con aire acondicionado, que ahora ves por ahí.

- Un tiempo hubo unos buses frontales, acá les decíamos “ñatos”, no recuerdo que chasis tendrían, pero en todo caso recuerdo las maniobras que hacían los conductores con las palancas de los cambios, seguramente eran buses con trompa a los que les adelantaban la dirección para volverlos ñatos. Es curioso, esos buses duraron muchísimos años. 

 

 

 

17, 18 y 19 Buses frontales de Cudebús (Compañía Unida de Buses) es curioso ver, que pese a tratarse de unidades de gran tamaño muchos de ellos no llevan ruedas dobles en el eje trasero. En el recuadro de la primera foto se ve una publicidad de la empresa pro fundación del Museo Romántico; en la segunda se superpuso un tiquete de bus sellado con los tres números que jugaban con la Lotería de Bolívar. En los dos buses de la tercera foto se puede ver la lona enrollada sobre el vano de las ventanillas. (Fotos :Imagen temporal de Barranquilla 100 años, publicación de la Alcaldía de Barranquilla y Transmetro y Archivo prf. Edgardo Panza)

 

            Al igual que en otras ciudades colombianas, especialmente después de la Segunda Guerra Mundial, también en Barranquilla se importaron de Estados Unidos buses con carrocerías metálicas realizadas en fábricas de ese país, en particular en Wayne, industria afín con Blue Bird Body co. nombres que tuvieron una gran  presencia en nuestro país tanto en el transporte urbano como en la consolidación de las rutas intermunicipales.

 

20 Un bus carrozado por Wayne frente a San Nicolás, a fines de los años cuarenta. (Foto: Uninorte).

{mospagebreak}

 

21 Detalle ampliado de la foto anterior. 

 

En 1965 importaron los chasis Ford y al igual que en toda la historia de las dos empresas, las carrocerías se hacían en los talleres propios: tenían estructura de madera con revestimiento de lámina galvanizada, por eso se descascaraba la pintura, no cogía bien sobre la lámina galvanizada. Todas las empresas carrozaban sus propios buses, esos buses anchos, rechonchos, que todo el mundo identificaba con Barranquilla. En 1977, cuando estaba Elizabeth, la hija de Alfredo al frente de la empresa, trajo los Dodge diesel, creo que sólo fueron dos buses, pero eran los más modernos de la ciudad. Por esa época, Rafael, el hijo de Felipe Bassi, de los buses de Puerto Colombia hizo el famoso “No joda” un bus largísimo que resultó de la unión de dos chasis. El nombre salió de la expresión de asombro de quienes lo veían pasar, impecable, amarillo con la franja roja, como todos los de esa empresa.

 

 

22 Ford de los años sesenta, con las carrocerías ensanchadas que se construían en los talleres de la ciudad. (Foto:Imagen temporal de Barranquilla 100 años, publicación de la Alcaldía de Barranquilla y Transmetro).

 

            La segunda mitad de la década de 1960 se caracterizó por los buses con estructura de madera y revestimiento en lámina de zinc o galvanizada sobre chasis modernos, sin embargo, la forma de estos buses continuaba mostrando rasgos tradicionales; ya que  se trataba de carrocerías muy anchas y bajas, que producían un extraño efecto de buses “aplastados y ensanchados” con el parabrisas de abrir en forma basculante, heredado de las famosas “góndolas” de años anteriores y en general de las carrocerías locales desde que dejaron de construirlas en torno al parabrisas original del chasis de camión.

            Hacia fines de los años setenta comenzaron a producirse carrocerías con diseños más modernos y proporcionados, sobre chasis Dodge y Ford, con parabrisas fijos, aunque mantenían las estructuras de madera revestidas en zinc y la ventanería sin vidrios con cortinas enrollables de lona.

 

23 Dos solitarios buses recorren el Paseo Bolívar muy iluminado, después de la remodelación de fines de los ochenta. (Foto:Imagen temporal de Barranquilla 100 años, publicación de la Alcaldía de Barranquilla y Transmetro)
 

-Pero volvamos a nuestras empresas. Flota Roja y Transportes Sabbagh cubrían la misma ruta Prado-Boston, cada una iniciaba el recorrido en uno y otro extremo. Flota Roja en Boston, Sabbagh en Prado. Pero Elizabeth estaba agotada con la administración de la empresa y finalmente la vendieron a Transporte Díaz, la actual Transdiaz.

Es una historia familiar, como tantas que hay detrás de las empresas de Barranquilla. A propósito… hoy hay 27 empresas en la ciudad, contando las dos del municipio vecino de Soledad.

 

            Los grandes y anchos buses con estructura de madera fueron un rasgo de identidad del transporte en Barranquilla, sin embargo en la década de 1980 comenzaron a ser reemplazados por buses con estructura metálica carrozados en el interior del país, en particular por Superior y Pájaro Azul, las grandes fábricas de Bogotá.

            Siguiendo la tendencia de las más livianas y ágiles carrocerías metálicas, la industria barranquillera INFAMAL produjo buses de muy buena calidad que se afianzaron en el mercado no sólo del transporte urbano e intermunicipal de la Costa sino también en ciudades del interior, incluyendo Bogotá, donde hubo varias unidades carrozadas por INFAMAL. Lamentablemente, esta industria que pudo haber alcanzado un cierto liderazgo en el gremio carrocero, ya no existe.

 

24. El bus carrozado sobre chasis largo fue el modelo común en el transporte barranquillero; el paso de las carrocerías de madera a las metálicas fue muy influenciado por las industrias del interior, sin embargo los talleres INFAMAL de Barranquilla lograron una importante porción del mercado en toda la Costa. Durante los años ochenta y noventa siguieron apareciendo representantes del bus tradicional, como el modelote la fotografía. Curiosamente, los colores del transporte sin subsidio siguen presentes, aún hoy, en estos buses. (Foto Juan Manuel Pérez  y Carlos Roa).

{mospagebreak}

 

 

25 Transurbar es un nombre tradicional donde aún hoy encontramos buses de chasis largo junto a las nuevas busetas con aire acondicionado.(Foto Juan Manuel Pérez  y Carlos Roa).

 

           

26 Sobusa es una gran usuaria de los buses tradicionales que ha logrado una fuerte identidad empresarial a través del color. (Foto: www.el 38)

 

             

27 Chevrolet B-70 una imagen siempre presente en el tráfico de la ciudad (Foto Juan Manuel Pérez  y Carlos Roa).

 

28 La buseta de chasis largo o “busetón” (NPR, Hino, Agrale, etc.) es un común denominador en las ciudades colombianas, también en Barranquilla se da, lentamente, el paso del bus al busetón. (Foto Juan Manuel Pérez  y Carlos Roa).

{mospagebreak}

 

 

29, 30 y 31 Transdiaz Express, el prestigioso servicio “con aire” en la ruta Porvenir-Paraíso.  (Foto Juan Manuel Pérez  y Carlos Roa).

 

                 

32 Transurbar: otra empresa tradicional que hoy presta servicios con aire acondicionado. En la foto, una buseta Marcopolo Temple. (Foto Juan Manuel Pérez  y Carlos Roa).

 

                 

33 Coochofal, la cooperativa que recordamos por sus anchos buses de madera de los años setenta, hoy incorporada al mundo de las busetas. (Foto Juan Manuel Pérez  y Carlos Roa).

 

                 

34 La difusión masiva de los colectivos fue un fenómeno que transformó el transporte en muchas ciudades colombianas. En Barranquilla, los colectivos son una alternativa junto a los buses y las busetas. En la foto un chasis NKR de Chevrolet para la empresa La Carolina.

{mospagebreak}

 

                   

35 En la ruta Prado-Porvenir, un colectivo carrozado por Superior sobre chasis chevrolet NKR.

 

            No hay dudas que desde aquellas primeras “chivas” sobre chasis Brockway hasta las actuales busetas y colectivos, el transporte en Barranquilla ha vivido grandes transformaciones, algunas han mejorado notablemente la calidad del servicio, otras han borrado algún rasgo de identidad. En general, las compañías de buses se han consolidado y logrado un fuerte grado de identidad empresarial. Tampoco dudamos de los cambios que traerá el futuro sistema masivo TransMetro, ya en construcción; pero así como nos duele ver que los nombres de las calles se van borrando de la memoria, tapados por la nomenclatura de números, quisiéramos que el nuevo sistema masivo no borre los viejos y significativos nombres de las empresas que hoy son hitos en la memoria de la ciudad.

 

 

 

Notas:

1 Conde, Jorge, “ Desarrollo de Barranquilla, 1871-1905”, en revista Sucesos. publicación de la Academia de la Historia de Barranquilla. 1997.

2Pardey, Carlos. “El tranvía de mulas” en Imagen temporal de Barranquilla 100 años, publicación de la Alcaldía de Barranquilla y Transmetro. Barranquilla.2005.

3Pardey, Carlos: “El tranvía de Mulas” en Op.cit

www.busesdecolombia.com
2007

Agradecemos la colaboración y el apoyo que nos brindaron en Barranquilla:
Sra. Elizabeth Angulo
Ing. Antonio Restrepo
Prof. Edgardo Panza M.
Arq. Javier Caparroso
Corporación Universitaria de la Costa
Sr. Juan Manuel Pérez Rangel
Sr. Carlos Antonio Roa

{mospagebreak}